sábado, 8 de abril de 2017

nadie lo sabe. nadie puede comprenderlo. 
las noches son lo peor, la cabeza da vueltas. sobre las mismas cosas un millón de veces, recuerdas aquel error? y aquello cientos de errores más que cometiste. el error más grande fue nacer, te consuela un poco saber que tú no lo decidiste.
ojalá fuese diferente... aunque en realidad ya lo soy, soy tan diferente al resto y nunca me he sentido parte de nada ni de nadie. sólo ese bicho raro y solitario, sumergida en su mundo imaginario. ahí nadie puede hacerme daño, excepto...yo misma. ah si... yo misma, mi mayor enemiga. 
tratas de distraer tu mente todo el tiempo posible pero ya sabes, las noches son lo peor.
recuerdas cuando formabas parte de la vida de algunas personas, con el tiempo todo acaba, todo, te escondes más porque te sientes más y más alejada del mundo. las personas me abruman, ni yo puedo soportarme el tiempo suficiente. es difícil, no puedo dormir. si duermo duermo demasiado. si duermo tengo pesadillas. si duermo no consigo descansar. siempre estoy cansada, da igual lo que haga. 
y nadie lo comprende, y nadie está ahí para darte un abrazo, y nadie está ahí para escucharte.
no importa cuantas veces lo intentes, nunca te sentirás parte de nada ni de nadie. y sí, estás viva pero no puedes sentir nada más que dolor y tristeza, y te preguntas cada día cuanto más aguantarás, al igual que cada mañana te preguntas por qué sigues viva.


todos tenemos heridas pero algunos se recuperan más rápidamente. 
vivir dentro de un día interminable, nublado y borroso. 
el dolor de cabeza es constante y siento que mi cuerpo ha sido golpeado cientos de veces. 
lo más mínimo duele, las gotas caen fácilmente por cualquier cosa. 
llevo una maleta cargada de piedras a la espalda y la arrastro todos los días de mi vida. 
prepararte mentalmente de que vas a salir, si, vas a salir y no pasa nada tranquila, sólo son personas, no va a pasar nada.
te intentas autoconvencer pero tu corazón va a cien y ya te cuesta respirar, te empiezas a ahogar.
si consigues salir después de no se cuanto tiempo planeándolo todo es un bullicio estremecedor. mira al suelo, no te pares, camina rápido, gira la cabeza, por qué me miras así, quiero salir de aquí, esto no fue una buena idea, sabía que no era una buena idea, quizá tengo mal el pelo o tengo la ropa manchada, sigue caminando, corre, qué miras, no aguanto esto, estoy harta, os odio, te odio. 

la música ayuda, es un aislante del mundo real, la música me transporta a lugares imaginarios que nunca existirán pero que me hacen feliz porque ahí puedo ser yo misma y todos me aceptan y soy perfecta. 
pero se vuelve oscuro cuando te das cuenta de que nada de eso es real... y tienes que seguir fingiendo ahí fuera que todo va bien.
que tal? bien. bien es lo único que puedo decir, si tuviese que decir la verdad... bueno, no sabría ni por donde empezar, además nadie quiere escucharte, no le importas a nadie, tu eres la que ayuda a los demás, tu eres la que da consejos que nadie toma al final, tu eres la reemplazable, tú eres de la que todos pueden sacar provecho para algo y finalmente dejarte en el olvido.

ya. de vuelta en casa puedo ser yo, a solas conmigo misma y con mi mente y mi otra realidad, con mi silencio lleno de ruido de melodías.
ya puedes llorar tranquila, ya puedes golpear la almohada.
ya puedes descansar querida, ya.
sólo te queda esperar al día siguiente y volver a repetir la historia.
dime cuanto tiempo vas a poder soportarlo.
humo sobre lluvia que se pierde en horizontes oscuros
nunca veré más allá si no salgo y me tiro por esta ventana
para volar hasta mis sueños tan imposibles de ayer
ese día que te conocí era muy temprano, apenas me había levantado la primera vez que hablamos
apartaste mis legañas y me abriste el corazón sin piedad, todo rojo como mi amor
fuiste una estrella fugaz que me dejó marcada para siempre
estaca, punzada
eres mi marca eterna sobre la piel

viernes, 18 de noviembre de 2016

por mucho que mis ojos estén empapados en lágrimas
siempre te responderé con una sonrisa

de mentira de cansancio de tristeza